En medio del pico de contagios de covid-19 que se vive en la ciudad -y el país-, el Consejo de Administración, la Dirección y el Comité de Coronavirus del Hospital Cullen dispuso que se restringrá desde este 31 de diciembre el ingreso de personas al establecimiento. En ese sentido, la puerta principal estará cerrada durante las mañanas, y se restringe la circulación de personas por los pasillos, salas y patios del nosocomio, y

La decisión se tomó "con el objetivo primordial de proteger a la comunidad y, por supuesto también, a nuestros agentes de la salud", afirman desde el Comité. Se continúa atendiendo los turnos programados de aquellos servicios que permanecen en el hospital y que aún no migraron al CEMAFE; así como los turnos de rayos y tomografías.

La medida también implica que quedan suspendidas la visitas y podrá ingresar un solo familiar por paciente a recibir informes, en el horario que cada sala le indique al momento de la internación, tanto para las salas comunes como para terapia. Además, el ingreso a la guardia será de una sola persona (el paciente o consultante), sin acompañante, de no ser imprescindible el mismo.

"Comprendemos que cuando un familiar o allegado se encuentra internado, o en estado crítico, o por un nacimiento, quisiéramos estar presentes, pero hoy, la prioridad sanitaria es la prevención y la vigilancia, y ello implica restringir la circulación de personas", concluye el comunicado del Hospital.