El fiscal del Ministerio Público de la Acusación (MPA), Matías Edery, se refirió a la denuncia que recibió este miércoles por parte del senador Armando Traferri por supuesto espionaje ilegal. Calificó de “falacia” la presentación y consideró que los hechos que protagonizó el legislador a partir de la causa por juego clandestino, forman parte de “los gestos mas antirepublicanos de la historia de la Provincia de Santa Fe”.

Edery hizo un raconto de las investigaciones sobre Traferri en el marco de la causa por juego clandestino y recordó sus ausencias ante las citaciones de la Justicia. También apuntó contra dirigentes políticos de la provincia, sin distinguir identidad partidaria, por “el silencio” ante las ausencias del legislador cuando fue citado a declarar.

En relación a la presentación en la que fue apuntado junto a su par del MPA Luis Schiappa Pietra, Edery respondió: “Por supuesto que todo lo que denuncia es una falacia. Desprecia a la justicia en uno de los gestos mas antirepublicanos de la historia de la provincia. Es una persona que sabe que está muy complicada en cuanto a su situación procesal y que le queda poco tiempo para que tenga que rendir cuentas ante la justicia por todos los delitos de los cuales se lo investiga, que son todos delitos de corrupción”.

La denuncia de Traferri se conoció este miércoles y más tarde su abogado explicó en diálogo con este medio que la presentación tiene dos puntos centrales. Por un lado mencionó el “seguimiento prolongado de tráfico de llamadas del celular de Traferri”. En la denuncia también hicieron referencia al juicio abreviado al ex fiscal Ponce Asahad. En ese sentido la defensa del legislador sostuvo que esa pena de prisión “se acomodó de tal manera que (Ponce Asahad) pueda salir en libertad condicional”.

Horas más tarde, consultado por este medio, Edery manifestó: “La historia ocurre dos veces: la primera vez como una gran tragedia y la segunda como una miserable farsa. Lo hizo cuando Narvaja inició la investigación por los subsidios y creó la ley para arrogarse la facultad de echar a los fiscales sin explicación y se repite ahora con nosotros pero en un escenario diferente”.

Por otra parte, el fiscal reconstruyó lo ocurrido durante los últimos meses y detalló: “Nos denunció a nosotros en el MPA y en la auditoría (esta es la segunda), la denuncia penal fue desestimada y por eso denuncio a la fiscal Haurigot, dirigió sus acusaciones contra Iribarren y Baclini, lo había denunciado a Narvaja, lo citaron dos jueces a audiencia (Veron y Manfrin) y les faltó el respeto no presentándose, mando a la vice gobernadora en su carácter de presidenta del senado a decirle a un juez que archive una causa, la denuncio a la jueza Mas Varela por el abreviado de Ponce, eso hace en lugar de presentarse a la justicia”.

Por último, dedicó un párrafo aparte a la postura de buena parte del arco político provincial sobre estos hechos. “Radicales, socialistas y parte del peronismo hacen silencio frente al ataque más franco contra la justicia desde el 83 a la fecha. Lo dijo hace poco Erbertta en una nota. El silencio de muchos políticos es preocupante”, deslizó Edery.