“Al país le han hecho mucho daño las miradas extremas que se reducen al blanco o negro. Nosotros le contamos a la gente lo que ha hecho uno y otro sector de la grieta cuando ha tenido poder de decisión. Por eso queremos que se escuche otra voz en el Congreso”, afirmó García.

“Tanto un extremo como el otro le soltaron la mano a Santa Fe –sostuvo la candidata del FAP-; lo hicieron con la inseguridad, con la obra pública, la producción y en cuanto tema pudieron abandonarnos. Hemos tratado de mostrar todas las cuestiones que se deciden en Buenos Aires y después terminan perjudicando la vida de cada día de los santafesinos y santafesinas”, insistió.

“Fue una campaña dura, que empezó con una tristeza que pudimos transformar en esperanza y energía”, completó García.